Nutrivesa

Magnesio Challenger

MAGNESIO CHALLENGER

COD. 357
Compotitation -icon

Composición Química

Magnesio (MgO) ....... 12.00%
Ácido Húmico ............. 6.00%
Ácido Fúlvico .............. 3.00%
Compuestos
relacionados ............. 79.00%
Total ......................... 100.00%
attribute-icon

Descripción

Es esencial para la conformación de la clorofila y la actividad fotosintética de la planta, la cantidad de magnesio, la cual influye directamente en la capacidad del vegetal para la síntesis de la proteína. Magnesio Challenger por su formulación no compite con los otros cationes para su absorción y asimilación, por lo tanto puede ser aplicado al suelo y foliar, sin que exista pérdidas o compita con los otros cationes, por PH extremos, o fijación por arcillas. Magnesio Challenger es un fertilizante que contiene sustancias húmicas y fúlvicas para obtener un magnesio estable, altamente disponible, protegido de las condiciones químicas de suelos que degradan o atrapan nutrientes, fijándolos en arcillas, por PH extremos (ácidos o alcalinos) o la competencia en la capacidad de intercambio catiónico (C.I.C.) donde el K, Ca, Y Mg tienen que guardar una relación para poder ser absorbidos por la planta.
news-icon

Presentaciones

1 litro, 4 litros, 20 litros, 200 litros
recomendacion

Recomendaciones de uso

La deficiencia de este elemento significa disminución de la fotosíntesis y menor capacidad de asimilación por el cultivo. Los suelos suelos arenosos con baja capacidad de intercambio catiónico y alto potencial de lixiviación muestran deficiencia de magnesio en los cultivos. Los suelos arcillosos con alto contenido de calcio presentan deficiencia de magnesio en los cultivos. El Magnesio es absorbido en forma de catión Mg + 2 y se trasloca con suma facilidad de tejidos viejos a tejidos jóvenes. Cuando en el suelo existe desbalance en la (CIC) capacidad de intercambio catiónico; el potasio, calcio y magnesio encuentran problemas para ser asimilados por la planta.
contact-icon

Preparación

En banano, al suelo 5 litros, cada 2 meses. Foliarmente 2 litros cada 2 meses. Palma africana, al suelo 5 litros cada 3 meses y foliarmente 2 litros cada 3 meses. En melón al suelo 5 litros y foliarmente 1 litro.